Presiona ESC para cerrar

yoga

Los Bandhas o cierres musculares

La palabra Bandha podría traducirse por algo así como enlazar, bloquear, atar… Cuando hablamos de practicar los Bandhas estamos hablando de practicar una serie de contracciones musculares en tres zonas específicas del cuerpo para, gracias a ellas, empujar la energía vital y distribuirla por todo el cuerpo. ¿Qué tres zonas específicas del cuerpo son ésas en las que, al efectuar los Bandhas, se contrae la musculatura? La garganta, el abdomen y el perineo. Sabiendo realizar los Bandhas obtendremos beneficios corporales y psíquicos que nos ayudarán a disfrutar más de nuestras sexualidad.

Murales para entender el budismo tántrico

De entre todas las visiones que podemos encontrar del Tantra quizás la que más libre de adherencias y contaminaciones podemos hallar es la del llamado Budismo Tántrico o Vajrayana. Esta escuela tántrica tiene su centro geográfico en el Tíbet, pero también pueden encontrarse seguidores de ella en Bután, en el Nepal, en el norte de la India, en Mongolia y en el sudoeste de la China. El Tantra concebido desde esta óptica ha estado siempre envuelto por una nube de misterio.

Tantra, Yoga y Ayurveda

Para muchas personas, Tantra, Yoga y Ayurveda son términos prácticamente sinónimos. Y no lo son. Que los tres sean nombrados en las escrituras védicas y en los Upanishads no es motivo para pensar que son los mismo. De hecho, cada uno de estos términos hace referencia a una realidad distinta. Vamos a intentar diferenciar esos tres conceptos.

Tai Chi y masaje

Una de las mejores técnicas existentes para mejorar la técnica de masaje es el Tai Chi Chuan. En la cultura china, en la que siempre se ha considerado al masaje un arte muy elevado, resulta habitual considerar el Tai Chi una parte importante de la preparación. Esto no debería resultarnos sorprendente. Después de todo, la base del Tai Chi son los movimientos lentos. Y son precisamente movimientos lentos la base de todo masaje.

El Tantra, un método ideal para mejorar la autoestima

El Tantra nos enseña que cuanto mejor imagen tengamos de nosotros mismos, más sana será nuestra vida sexual. Para que esa imagen de nosotros mismos sea como la deseamos, qué duda cabe que hay que saber apreciar, disfrutar y mimar nuestro propio cuerpo. En una palabra: cuidarlo.

Las sensaciones de las caricias sexuales

Las manos son un buen lugar para empezar las caricias. Son sensibles, y a través de ellas encontramos unos de los caminos más directos para expresar nuestros sentimientos. Antes de empezar, decide con tú pareja quién iniciará la sesión de caricias. Poneos cómodos, con o sin ropa, y apoyad la espalda si así os sentís mejor.

Respiración oceánica

La llamada respiración oceánica es básica en toda esta tarea de transformación personal. Es ésta una respiración “sonora”, en la que sentimos cómo el aire entra y sale de nuestro cuerpo. Al inhalar, debes contraer ligeramente las fosas nasales. Al hacerlos, sentirás el sonido de la corriente de aire al entrar por la nariz.