Sexhop Online

Recetas afrodisíacas del Kamasutra

Al igual que otras muchas personas que han escrito o han estudiado el arte erótico, Vatsyayana tuvo fascinación por las posibilidades que podían ofrecer los afrodisíacos. Lo que hoy consideramos afrodisíacos (píldoras o pociones que sirven para aumentar la libido) es, en realidad, sólo una pequeña parte de lo que nuestros antepasados han considerado interesante o útil a la hora de aumentar la libido. Tan amplio ha sido el listado de productos en los que ellos fijaron su mirada que, en muchas ocasiones, la frontera entre lo que era tónico o medicamento y lo que era, propiamente, un afrodisíaco, no quedaba demasiado claro. Tanto es así que, en ocasiones, Vatsyayana se refiere a la utilización de “medicinas” para acelerar el orgasmo en las mujeres o para mantener la erección durante más tiempo.

Los afrodisíacos que aparecen en el Kamasutra tienen una tipología muy amplia. Desde sustancias destinadas a hacerse más deseable hasta aceites de masaje y ungüentos para aumentar el tamaño del pene, casi todo tiene cabida en el texto de Vatsyayana. Hay pociones para aumentar la pasión y ungüentos para hacer más placentera la masturbación.

Algunas de las recetas que Vatsayana propone suenan, para qué negarlo, un tanto peligrosas o desagradables. Para no remover los estómagos en exceso, nombraremos sólo algunos de estos “extraños” afrodisíacos. El excremento de mono, el sudor de los testículos de un caballo blando o el arsénico rojo serían alguno de estos desagradables afrodisíacos.

Una de las curiosidades que recoge el Kamasutra es que entre sus páginas también podemos encontrar sugerencias para evitar el deseo y superar la atracción que sintamos hacia alguien. Una de esas sugerencias consiste en aplicar una determinada composición (mejor no entrar en detalles sobre la misma) en la vagina de la mujer a la que queremos dejar de desear y, a continuación, mantener relaciones sexuales con ella. Según Vatsyayana, tras el mantenimiento de esas relaciones el amor hacia esa mujer habrá sido destruido. Mejor no nos preguntemos sobre el efecto secundario de la pócima sobre pene y vagina.

Afrodisíacos modernos

Actualmente, el uso de afrodisíacos tiene mucho más que ver con la medicina y, por tanto, está más controlado. Nadie habla ya de excrementos de animales ni de hojas en putrefacción. Ahora se habla de vitaminas, minerales o, directamente, de medicamentos tipo Viagra.

Hay una creencia muy extendida en las culturas orientales (y que se ha hecho, en cierto modo, extensiva a la cultura occidental) que sostiene que hierbas como el ginseng o la damiana sirven para aumentar el vigor sexual y aumentar la longevidad y que durante muchos siglos se han utilizado en la elaboración de pócimas o medicamentos.

También hay una creencia generaliza en las propiedades altamente afrodisíacas de una hierba humilde y común como es la albahaca. En Haití, por ejemplo, se la asocia con la diosa del amor; y los autores árabes han dicho de ella de que se trata de un importante afrodisíaco capaz de aumentar la pasión, especialmente en las mujeres. De la albahaca también se dice que es una gran ayuda a la hora de solucionar problemas de dolores de cabeza, síntomas de gripe, vómitos y tensión nerviosa.

La ventaja que presenta, al igual que otras hierbas, la albahaca, es que puede tomarse de múltiples maneras. Se puede utilizar como ingrediente de alguna salsa, como puede ser el pesto. Se puede utilizar añadiéndola al aceite de masaje. También puede mezclarse con un poco de agua y miel para colocarla (como hierba seca en polvo y en una cantidad de entre 0,5 y 1,5 gramos) debajo de la lengua y tenerla allí entre quince y veinte minutos, antes de tragarla. O se puede macerar y, una vez macerada, agregar entre 30 y 50 gramos a un litro de agua mineral. Dos o tres tazas al día de esta bebida se cree que estimulan la función sexual.
?

Alimentos afrodisíacos

Una de las formas más sencillas de mejorar el rendimiento sexual es mantener el nivel de azúcar en sangre antes de hacer el amor. Para ello, es necesario no comer grandes cantidades de azúcar. Hay que comer de manera sencilla y seguir una dieta equilibrada. Si hay que ingerir carbohidratos, mejor hacerlo de manera refinada, ingiriendo patatas al horno, pasta y arroz integral. Es importante reducir la ingesta de azúcares complejos y evitar el consumo de dulces y galletas. Todo estas medidas que venimos señalando serían muy útiles a la hora de evitar pérdidas de energía en mitad de los “esfuerzos” amorosos.

Otros alimentos que atesoran propiedades afrodisíacas son las grosellas negras, la milenrama, el nogal o el equiseto gigante. Junto a ellos, el apio, el ajo, el jengibre y la nuez moscada son otros de los alimentos que muchas culturas tienen, junto a la miel, como alimentos afrodisíacos.

El papel de la miel como afrodisíaco es algo señalado por muchas culturas. Varios textos teóricos, incluido el Kamasutra, recomiendan el uso de la miel incluso tópicamente. Otro alimento durante mucho tiempo considerado como afrodisíaco es el chocolate. Los aztecas lo consideraron el alimento de los dioses. Las investigaciones más actuales han demostrado que el chocolate contiene una sustancia química que hace que, tras su ingesta, el cerebro reaccione de la misma forma que lo hace durante el acto sexual. Quizás por eso acostumbramos a decir que el chocolate es una especie de sustitutivo del sexo.

Advertencias

Las causas de la disminución de la libido o incluso de la impotencia pueden ser muchas y muy variadas. Si crees que tienes un problema y consideras que ese problema empieza a hacerse demasiado duradero en el tiempo, debes visitar a un especialista o a un médico naturista y solicitar asesoramiento profesional. Tienes que tener en cuenta que algunos tipos de medicamentos, especialmente los antidepresivos, pueden afectar negativamente a la libido. Los medicamentos para la presión alta pueden tener el mismo efecto.

Hay que tener mucho cuidado con los medicamentos de venta sin receta y con el consumo de según qué hierbas como pueden ser la palma enana americana o el boniato o batata. Estos productos, en apariencia tan inofensivos, pueden contravenir el efecto de otros medicamentos que en el mismo momento se estén tomando. En cualquier caso, es fundamental seguir al pie de la letra las instrucciones del paquete del producto que vayamos a consumir y, por encima de todo y en caso de duda, buscar el asesoramiento de un profesional en el campo de la herboristería.


alimento afrodisíaco