Sexhop Online

El Tantra entero gira alrededor de una idea fundamental y esa idea es la de concebir el cuerpo humano como un templo sagrado al que, como templo que es, hay que venerar y cuidar complaciéndolo en todo momento. Practicar Tantra o seguir los principios del Tantra implica, pues, velar por la salud de nuestro cuerpo y por su bienestar, lo que conlleva siempre una buena alimentación (Tantra y alimentación ayurvédica caminan de la mano), la práctica de unas adecuadas técnicas de relajación y respiración (Tantra y Yoga se llevan bien) y el mimo del cuerpo que siempre va asociado al disfrute del masaje tántrico.

Claves del masaje tántrico

Para cuidar nuestro cuerpo, es fundamental conocer las claves del masaje tántrico y para conocer dichas claves hay que tener muy claro cuál es el objetivo fundamental de este tipo de masaje. El masaje tántrico persigue, fundamentalmente, despertar la energía sexual de nuestro cuerpo o Kundalini. Para ello, es preciso desbloquear toda la energía que, en circunstancias normales, se encuentra bloqueada en nuestro cuerpo. El despertar la energía Kundalini es, siempre, una gran experiencia sensorial y, en gran medida, espiritual. No en vano, las doctrinas orientales nos cuentan cómo el despertar de la energía Kundalini sirve para vencer determinados miedos y para desbloquear ciertos estados emocionales que nos impiden disfrutar al máximo de la experiencia sexual y nos alejan del nivel máximo de placer que podemos alcanzar gracias a ella.

Lo que conseguimos con el masaje tántrico es activar los siete chakras existentes en nuestro cuerpo. Esa activación de esos siete chakras o puntos de energía corporales es una de las claves del masaje tántrico, que propicia así la curación corporal.

En demasiadas ocasiones se confunde el masaje tántrico con el masaje erótico sin tener en cuenta que una de las claves del masaje tántrico consiste en ir más allá del simple gozo sexual proporcionado por el orgasmo con el que, comúnmente, acostumbra a finalizar. El objetivo del masaje tántrico no es exclusivamente sexual tal y como sí sucede en el caso del masaje erótico. El objetivo principal del masaje tántrico es de carácter espiritual, un objetivo que se alcanza gracias a una lenta y progresiva potenciación de nuestras sensaciones.

Lo que se pretende con el masaje tántrico es, fundamentalmente, conectar con nuestro propio organismo. Para ello es imprescindible realizar el masaje con calma y sin prisas. Una de las claves del masaje tántrico reside, precisamente, en esa lentitud de aplicación del mismo. El de la prisa y el del masaje tántrico son dos conceptos absolutamente enfrentados entre sí. Por eso los trazos de este tipo de masaje son trazos que se realizan con suavidad, muy lentamente y con presiones ligeras sobre el cuerpo.

Otra de las claves del masaje tántrico y necesidad prioritaria para que el masaje sea efectivo y logre sus objetivos es que respiración y trazos de masaje se acompasen. El tipo de respiración que ayudará a que el masaje tántrico alcance sus objetivos es una respiración realizada con el diafragma y de manera profunda. En Eromasaje.com hemos dedicado diversos artículos a diferentes tipos de ejercicios respiratorios que nos pueden ayudar a profundizar en las técnicas y en los conocimientos tántricos. Te remitimos a ellos para que, a base de entrenamientos, perfecciones tu técnica respiratoria. Eso es algo que, a medio o largo plazo, influirá de manera muy positiva en tu calidad de vida y hará intensificarse tu sensación de bienestar.

Finalmente, una de las claves fundamentales del masaje tántrico, que hay que tener siempre presente y que es una condición sine qua non para que aquél sea efectivo, es el de la concentración. A la hora de practicar el masaje tántrico, tanto quien da el masaje como quien lo recibe debe estar concentrado con los cinco sentidos en la experiencia del masaje. Quien desee gozar de los beneficios de un masaje de este tipo deberá, pues, concentrarse en el propio cuerpo y en las sensaciones experimentadas y, una vez concentrado en ellas, dejarse fluir y llevar al ritmo del masaje.

Beneficios del masaje tántrico

Ahora bien… ¿cuáles son esos beneficios del masaje tántrico a los que hemos apuntado en el párrafo anterior? Los beneficios del masaje tántrico son tanto de carácter físico como de carácter psicológico. Entre dichos beneficios podemos destacar los siguientes:

  • Adquirimos mayor conciencia sobre nuestro propio cuerpo. Este tomar conciencia sobre él nos permite despertar las zonas dormidas o reprimidas.
  • Estimula los sentidos.
  • Incrementa nuestra capacidad para experimentar placer.
  • Nos permite crecer sexualmente tanto a nivel individual como a nivel de pareja.
  • Alivia el estrés facilitando la relajación.
  • Incrementa la libido.
  • Nos permite diferenciar los conceptos de genitalidad y energía sexual.
  • Nos permite desbloquear emociones.

Conociendo los beneficios del masaje tántrico, ¿vas a renunciar a los beneficios de disfrutar de uno? Una vez que lo pruebes, desearás repetir.


Dejar una respuesta