Sexhop Online

Frío en los genitales para aumentar el deseo

Amor mist” o, si lo prefieres en castellano, “niebla del amor”. Así se llama el revolucionario y chocante tratamiento que un spa de Manchester está aplicando a sus clientes (hombres y mujeres) para mejorar el aspecto de sus genitales, aumentar su deseo sexual e incrementar sus niveles de endorfinas. ¿En qué consiste ese tratamiento? En congelar esos genitales a ¡¡¡-160º!!!

Los profesionales del mencionado spa de Manchester se preguntaron: si la crioterapia ha servido hasta ahora para tratar diferentes lesiones y problemas de salud, ¿por qué no va a servir para mejorar la vida sexual? Y fue a partir de esta idea original como los terapeutas de este spa idearon la “niebla del amor”, una técnica de rejuvenecimiento genital que consiste en rociar los genitales con vapor procedente de un tanque de nitrógeno líquido. Ese vapor está a la ya indicada temperatura de 160º bajo cero y debe servir para distribuir el frío por toda la zona genital. ¿Qué se consigue con ello? Estimular los receptores de temperatura, aumentar el riego sanguíneo en la zona y favorecer la liberación de endorfinas. Al favorecer y estimular la producción de endorfinas lo que estamos haciendo es incrementar el deseo sexual.

Al aplicar el vapor congelado sobre los genitales lo que se consigue también es estimular la producción de colágeno. Gracias a ese aumento en la producción de colágeno estamos consiguiendo, también, generar una apariencia cutánea más joven y tersa en los genitales, sea pene, testículos o vagina, en que dicho vapor ha sido aplicado.

Este sistema para rejuvenecer los genitales está, poco a poco, ganando adeptos en Gran Bretaña. Las sesiones de “amor mist” duran una media hora de duración y cuestan 50 libras esterlinas, una cifra que, al cambio, oscilaría entre los 57 y 59 euros.

En principio, esta práctica no tiene por qué resultar perjudicial para la salud, aunque tampoco puede descartarse que, aplicada de una manera reiterada, acabe causando algún tipo de daño en la piel o en los tejidos. Incluso existe quien ha apuntado que, aplicada de un modo reiterado, esta práctica puede llegar a provocar la esterilidad del cliente.

Crioterapia genital contra los condilomnas

Lo que sí se ha demostrado es que la crioterapia genital acostumbra a resultar efectiva para congelar las verrugas genitales. Cuando hablamos de las verrugas genitales estamos hablando de una enfermedad de transmisión genital que se llama condiloma acuminado. El condiloma acuminado es uno de los tipos más comunes de infecciones de transmisión sexual y se trata de una serie de verrugas que a veces pueden parecer pequeñas protuberancias y a veces pueden tener un aspecto semejante a la coliflor y que se agrupan en los genitales, el ano y, en ocasiones, la boca.

Causadas por el virus del papiloma humano (VPH), las verrugas genitales se transmiten por contacto sexual y pueden causar picor, ardor o, incluso, dolor. Suelen tratarse con medicamentos como la podofilina, el podofilox, el ácido tricloroacético (TCA) o el Imiquimod. En los últimos tiempos, sin embargo, se ha puesto de moda la crioterapia genital.

¿Cómo se aplica la crioterapia genital para curar las verrugas genitales? Básicamente, aplicando nitrógeno líquido sobre la verruga que quiere eliminarse. Una vez que se aplica el nitrógeno líquido sobre ella y se cubre de hielo, se deja que el hielo se vaya descongelando gradualmente. Semanas después de haber aplicado el hielo sobre la verruga, el tejido de ésta se seca y, posteriormente, se separa del cuerpo.

Para que la aplicación del hielo no cause molestias lo más habitual es que el especialista que aplica la crioterapia genital aplique, antes de hacerlo, un medicamento adormecedor. El nitrógeno líquido puede ser aplicado utilizando un dispositivo de pulverización, un dispositivo de punta o, en ocasiones, un algodón hisopo. En algunos casos basta una aplicación de nitrógeno líquido para que la verruga se desprenda. En otros, es necesario realizar una segunda aplicación. En muchos casos de condiloma acuminado no basta con aplicar la técnica de la crioterapia genital para que las verrugas genitales se desprendan. En estos casos, la crioterapia genital debe ser complementada con el uso de algunos de los medicamentos citados anteriormente.

La aplicación de la crioterapia genital para tratar las verrugas genitales presenta sus riesgos. Por ejemplo: puede producirse algún caso de enrojecimiento e hinchazón de los genitales. O pueden formarse cicatrices o ampollas. O puede sufrirse una decoloración de la piel. O puede, incluso, provocar algún tipo de dolor si no intenso sí, al menos, duradero.

Tú tienes la última palabra. ¿Te atreves a recurrir a la crioterapia genital para mejorar el aspecto y las prestaciones de tus genitales? Si te decides a dar el paso de probar la crioterapia genital y comprobar los efectos del “amor mist”, la “niebla del amor” o como quieras llamar a esta técnica, recurre a un profesional para hacerlo. No te atrevas, en caso alguno, a experimentar por tu cuenta. Meter los testículos en un cubo con hielo puede no ser tan buena idea como a primera vista puedes creer que es.


Dejar una respuesta