Sexhop Online

Una propuesta de juego anal

Sabemos que el juego anal te está llamando. Sabemos que de un tiempo a esta parte fantaseas con experimentar por primera vez esos placeres de los que tanta gente habla. Te pica la curiosidad de saber por qué son tantas las personas que cantan las excelencias de esas prácticas. Nosotros podemos proporcionarte algunas ideas para que te adentres en estos terrenos y disfrutes de un maravilloso viaje a través de ellos.

Para la propuesta de actividad que te hacemos vas a necesitar un dildo de silicona con una cabeza más pequeña de lo habitual para facilitar su entrada en el ano y una base que será la que, emplazada en un arnés, se situará sobre los genitales de tu pareja, presionando directamente en su clítoris. Al mismo tiempo, el dildo tendrá un núcleo hueco en el que podrá adaptarse una bala vibradora. Esto permitirá que tanto tú como tu pareja podáis disfrutar de esas vibraciones, tú en el interior de tu culo, ella sobre su clítoris.

Si no deseas este tipo de juguete, puedes optar, libre y lógicamente, por algún otro tipo de juguete erótico. Puede servirte un consolador o un plug anal con la base acampanada y que sea bastante firme. No hay nada más decepcionante que sentir cómo la débil goma se curva al topar el juguete erótico de turno con su primera resistencia.

Si estás preocupado por el tamaño, elige un dildo anal delgado para iniciarte en estos juegos. En cuanto al arnés, busca uno que pueda ajustarse perfectamente para, así, poder jugar cómodamente, sin temer desplazamiento alguno. Una vez escogido todo esto, ha llegado el momento de que tu pareja se convierta en la parte activa y entre en acción. Es a ella a quien, a partir de este preciso instante, nos dirigimos.

Instrucciones para la mujer

Lo primero que debes saber antes de iniciar cualquier práctica de sexo anal es que una buena ducha, sensual y estimulante, es la mejor manera de empezar. Una vez te hayas duchado, asegúraate de que dispones de una gran cantidad de lubricante con base al agua a mano. Rechaza completamente para estos juegos los lubricantes con base de silicona. Si el juguete que vas a utilizar es de silicona, ese tipo de lubricantes puede llegar a romper ese consolador.

A partir de aquí, sigue los siguientes pasos:

  • - Inserta la bala vibradora en el dildo anal, pasa el dildo a través del agujero del arnés, colócalo sobre tu zona púbica y ajusta las correas para que el dildo no se mueva de un lado a otro y quede fijo, sobre ti, como si fuera una polla erecta. Comprueba que el arnés queda perfectamente ajustado y que las pilas de la bala vibradora están cargadas.
  • - Una vez preparada así, ve entrando poco a poco en el papel. Mírate en el espejo y admírate. ¿Te haces gracia? ¿Te extraña verte así? No te cortes si quieres reír. No cada día te puedes ver con un pene. Pide a tu pareja que participe de ese momento. Que toque el dildo. Que lo acaricie. ¿No has hecho tú eso siempre con su polla antes de que se metiera en tu coño o en tu culo? Ha llegado el momento de, durante un tiempo, invertir los papeles y esa inversión de papeles puede ser, créelo, especialmente estimulante. Practicad vuestros juegos preliminares favoritos para que la temperatura erótica siga subiendo.
  • - Cuando esté listo para que pueda empezar la penetración anal, que tu pareja se doble encima de la cama, con las piernas ligeramente abiertas. Colócate tú detrás de él y aplica abundante lubricante tanto a su ano, como al dildo anal como a tu dedo.
  • - Masajea suavemente el ano y el perineo con el dedo. Cuando esté masajeado y relajado, introduce un dedo en el recto para ayudar a su relajación. La introducción del dedo será más sencilla si él empuja un poco hacia afuera, como si intentara hacer una deposición. Eso permite la relajación del esfínter anal y, con ello, la inserción del dedo.
  • - Prueba el juguete. Una vez que hayas metido el dedo y el ano se haya relajado, acostumbrándose a su presencia, sácalo y coloca, bien lubricado, el dildo anal. Ha llegado el momento de introducirlo muy suavemente, presionando poco a poco, justo lo suficiente para pasar el esfínter. Cuando lo haya sobrepasado, detente un momento. Deja que él se acostumbre a la sensación. Pon en marcha el vibrador. Que tú (sobre el clítoris) y él (en su ano) sintáis esa vibración.
  • - Cuando esté listo, pregúntale sobre quién desea que lleve el control de la fuerza. Es el momento que determinar el ángulo y la profundidad de la penetración, la velocidad y el ritmo de la misma. Nunca sacar el dildo anal por completo (a menos que la pareja lo pida). Cuando haya que aplicar nueva cantidad de lubricante (y eso será constante), retira el dildo anal alrededor de dos terceras partes de su tamaño total, aplica lubricante en el eje de manera generosa y, a continuación, vuelve a introducirlo.
  • - No olvides que tu pareja tiene un pene. Puede ser que vuestros movimientos creen un roce entre el pene de tu pareja y la cama o alguna serie de almohadas que se hayan apilado y colocado de manera que él pueda apoyarse sobre ellas. Puede ser también que él opte por una masturbación más tradicional, haciéndose una paja.
  • - Cuando llegue el momento de su orgasmo, mantén tu movimiento de entrada y salida con tu dildo anal en su culo a menos que él te solicite un cambio de ritmo. Cuando haya eyaculado, es fácil que te pida que saques el dildo de su ano. Hazlo así.

Variaciones

En este juego que os proponemos podéis introducir unas ciertas variantes. Podéis, por ejemplo, experimentar con distintas posturas. La postura a cuatro patas, que es la que te hemos descrito, es, seguramente, la de más fácil realización. Pero podéis probar, también, la postura del misionero, con él tumbado de espaldas y las piernas elevadas. También podéis probar colocándoos de lado, el uno junto al otro. Ambas permiten una mejor relajación anal.

Si la mujer desea una mayor estimulación de su clítoris puede colocar un pequeño anillo vibrador en el arnés y alrededor de la base del dildo anal. Esa vibración extra servirá para estimular más y mejor el clítoris.

Por otro lado, si a la mujer le gusta, al mismo tiempo que está penetrando a su pareja, sentir que es penetrada, puede probar un consolador doble como nexo. Este tipo de consolador se dobla en un ángulo de noventa grados. Uno de los extremos se introduce en la vagina de la mujer y el otro se pasa por el agujero del arnés para penetrar el ano de la pareja. Si la penetración que la mujer desea es una penetración anal, siempre puede insertarse un plug anal mientras se encarga de penetrar a su pareja.

El arnés con consolador también es un juguete que puede usar el hombre en sus relaciones heterosexuales. Puede servirle para proporcionar a su pareja femenina la experiencia y la sensación de una doble penetración. También puede servirle para prolongar la relación sexual una vez que la erección ha disminuido. Para la doble penetración hay que buscar un arnés con dos agujeros, uno para el dildo y otro para el pene erecto.