Liberarte de los aspectos emocionales de tu pasado es una parte importante de tu camino tántrico. Hacerlo te permite avanzar en tu relación. Identificar, expresar y comprender tus emociones te permitirá, a la larga, dar un nuevo sabor a tus relaciones sexuales.

Abraza tus emociones

Aprende a trabajar con tus emociones y abrázalas. No procures resistirte a ellas. No las ocultes. Abrazarte a tus emociones forma parte de ese proceso de liberación del que venimos hablando. Si reconoces tus emociones y, en lugar de rechazarlas o esconderlas, las abrazas, será más sencillo que tú y tu pareja podáis avanzar por el camino tántrico. Si no lo hacéis, el avance por ese camino será imposible. Si suprimes tus sentimientos naturales y tus deseos sólo conseguirás disminuir progresivamente tu capacidad de sentir intensamente sobre cualquier cosa, incluidas aquí, por supuesto, el amor y la sexualidad.

Expresar el enojo

La ira es una emoción humana muy natural que muchas personas tienden a sentirse incómodas expresando. Existe la creencia generalizada de que el enojo es algo malo y que debe ser cohibido y ocultado. Se olvida que es una parte vital del ser humano. Muchas personas tienen miedo a perder el control de sí mismas o a hacer algo de lo que luego se arrepientan si se dejan llevar por la ira. Las meditaciones tántricas pueden ayudarte a expresar y liberar esa ira natural de una forma no agresiva. Piensa que tú serás más sano y más vivo cuando puedas reconocer y expresar todas tus emociones, sean las que sean, las que tienen mejor prensa y las que no.

Las emociones y tu vida sexual

Si haces un esfuerzo para forjar una relación más armónica con tus emociones y aprendes a expresarlas, te convertirás en un amante más abierto y sincero. Elimina los obstáculos que impiden una viva y enriquecedora relación. Las meditaciones tántricas te proporcionarán la estructura básica sobre la que edificar una relación así.

Tu cuerpo emocional

El cuerpo es un espejo de tu estado emocional. Él es un confidente fiable. Un estado emocional sano se refleja en un cuerpo sano. La medicina tradicional china establece un mapa de los órganos del cuerpo humano relacionándolo con las diferentes emociones. Cuando se tiene un problema de salud crónico, debe mirarse en primer lugar si se tiene algún tipo de problema con la emoción que va asociada a ese órgano en particular. Ese mapa, muy resumido, nos dice que el miedo y la confianza tienen que ver con los genitales, el riñón y la vejiga; que la ira y la espontaneidad van asociadas al funcionamiento del hígado y la vesícula biliar; que la tristeza y la inspiración se asocian a los pulmones y el intestino grueso, y que la alegría y el amor guardan estrecha relación con el intestino delgado y, por supuesto, con el corazón. Es decir, que un estado de tristeza prolongada afectará, tarde o temprano, al funcionamiento y salud de tu corazón.

Di a tu pareja cuándo estás enojado o cuándo estás cansado. Debe saberlo. Pero no olvides decirle también cuándo te sientes feliz y lleno de vitalidad. Y establece un paralelismo con tu vida sexual. Si tu pareja está cansada, ofrécele atención afectuosa. Si parece llena de energía y encendida de pasión, responde con vigor. Estad pendientes el uno del otro. Conoceos en profundidad. Haciéndolo (y el Tantra, sin duda, os ayudará a ello) podréis satisfacer todas las expectativas mutuas y disfrutar de una vida en pareja enriquecedora y satisfactoria.

Golpes en la almohada

Este ejercicio que vamos a proponerte puede resultarte muy útil para liberarte emocionalmente. Es un ejercicio que puedes realizar junto a tu pareja. Mediante él, ambos podréis liberaros de esos sentimientos enterrados que pueden lastrar vuestra relación o el placer que podáis conseguir con ella. La ira, la tristeza o la desesperación encontrarán, gracias a este sencillo ritual, una vía de escape responsable y segura. Golpear la almohada, eso tan sencillo y en apariencia tan tonto, puede liberarte de esa carga negativa y hacer que toda la energía reprimida insufle un nuevo aire a tu vida.

  • 1. Coloca un gran montón de almohadas o cojines en frente de ti, y, a su lado, una hermosa flor. Siéntate de rodillas, utilizando otro cojín si te resulta más cómodo. Si realizas el ritual junto a tu pareja, practicad, antes de empezar, el ritual namaste.
  • 2. Pon a un volumen considerable una música enérgica. Lleva tus manos desde tus rodillas hasta por encima de tu cabeza. Lanza tus manos hacia abajo, con energía y pasión, gritando “¡No!”. Sigue realizando ese gesto con toda tu fuerza y energía.
  • 3. Grita «no» tantas veces como quieras, añadiendo a ese “no” algún tipo de palabra o frase que haga referencia a esos sentimientos de los que quieres liberarte. Imagina que estás descargando esos sentimientos sobre las almohadas. La música debe ser suficientemente alta como para que no os podáis escuchar claramente el uno al otro. Continuad durante unos cinco minutos y, después, deteneos.
  • 4. Estad sentados en silencio durante cinco minutos. Respirad lentamente, dejando que todo fluya mientras permanecéis con los ojos cerrados.
  • 5. Toma la flor en tus manos e imagina que cada uno de vosotros es un cántaro cargado con tu ego. Inclínate en arco hacia abajo, colocando las flores junto a la almohada. Visualiza lo que tienes ante ti como si fuera un imaginario altar de amor y también el espacio idóneo para representar tu recuperación emocional.
  • 6. Abrazaos y, a continuación, quedaos el uno junto al otro durante, al menos, 10 minutos. Disfrutad de ese tiempo de intimidad. Si lo has hecho solo, disfruta de la sensación de relax y paz que, a buen seguro, te invadirá.