Sexhop Online

Golpes y masajes

El acto de masajear no se centra sólo en el amasamiento de la masa muscular. También se usa una serie de golpeos destinados a cumplir diferentes funciones. Quizás son esos trazos de masaje que incluyen el golpeo los que hacen que la idea del masaje pueda resultar en algún momento tan extendida como falsa. Hay que eliminar cuanto antes este tipo de prejuicios. Ni siquiera los movimientos de percusión, que podrían considerarse, en cierto modo, movimientos “violentos”, podrían considerarse dolorosos. Al contrario, ejecutados cuidadosa y moderadamente, los movimientos de percusión pueden ser intensamente sensuales.

Masaje de percusión

La técnica de la percusión se utiliza en el masaje, principalmente, para llevar la sangre a la superficie del cuerpo y para relajar los músculos tensos. A menos que exista un grave problema de tensión extrema, quince minutos de masaje de percusión bastarán para que se empiece a relajar el cuerpo más tenso. Hay que tener en cuenta que hay personas que han convertido la tensión en su modo de vida. Cuando esa tensión se alivia mediante la correcta ejecución de un masaje, la persona que ha sido liberada de esa tensión que la atenazaba puede, incluso, caer dormida.

Si realizas un masaje a tu pareja y ella se queda dormida a medio masaje sólo debes hacer una cosa: dejarla dormir. Puede que te fastidie, sobre todo si la intención de tu masaje era indudablemente erótico y esperabas finalizarlo con algún tipo de relación sexual, pero piensa que, muy probablemente, puede hacer mucho tiempo que tu pareja no haya podido disfrutar de un sueño tan reparador como del que está gozando. Ni los tranquilizantes, ni otros tipos de fármacos relajantes, ni, por supuesto, el alcohol, le podrán proporcionar un sueño tan profundo.

Si vas a incorporar movimientos de percusión en la espalda de tu pareja es muy recomendable que lo hagas al principio del masaje general. Si éste está avanzado, es probable que la persona receptora del masaje se encuentre ya profundamente relajada y experimente el masaje de percusión como un elemento rupturista para con esa relajación experimentada.

Al dar un masaje, la persona que lo realiza está, en cierto modo, comunicándose. Pero un cuerpo tenso no puede sentir todos los matices de expresión que esa persona que está realizando el masaje desea transmitir. Es importante que la persona que da el masaje sienta a su pareja a través de sus manos. Si la nota muy tensa, podrá recurrir a este sistema de percusión para predisponer a la persona receptora del masaje para disfrutar de él.

Para realizar este tipo de masaje, las manos deben administrar ligeros golpes a un ritmo rápido sobre el cuerpo. Para dar esos golpes, las manos deben ahuecarse. Así, al golpear la espalda, debe escucharse un sonido hueco.

A la hora de percutir, la muñeca debe tener una estabilidad. Para ello, lo mejor es desencadenar el movimiento desde el codo.

Otros golpes usados en el masaje

Junto a este masaje de percusión, hay otro tipo de golpes que se utilizan para realizar los masajes. Los de hachadura, los realizados con los nudillos, el hackear, el golpeo con los codos, el golpe con la mano hueca o el punteo

Masaje de Hachadura

Tras un duro día de trabajo, o tras un tiempo de estrés emocional intenso, en ocasiones sucede que los músculos de la espalda se resisten a relajarse y permanecen contraídos. Es necesario trabajar especialmente sobre ellos para suavizarlos.

La técnica de masaje de la hachadura puede estar muy indicada en este caso. Como la de la percusión, ésta es también una técnica estimulante para el sistema circulatorio y que sirve para normalizar el tono muscular. Para realizarla correctamente, debe golpearse con el canto de las dos manos, alternativamente, desde un lateral de la base de la columna vertebral y subiendo de una manera rítmica hasta llegar a la parte superior de la misma. Al llegar a ese punto, hay que volver a descender, pero empleando algo más de tiempo en realizar el trayecto.

Tras trabajar un lado de la columna hay que trabajar el otro del mismo modo. Finalmente, y con extremo cuidado, hay que realizar el mismo movimiento, esta vez por la médula espinal. Estos movimientos acaban tarde o temprano por aliviar esa tensión que tiende a acumularse en la espalda.

Golpe con los nudillos

Este movimiento es una variante de la percusión que es particularmente útil cuando se quiere aumentar la velocidad del golpeo. Al trabajar con dos manos por separado, es más fácil realizar una rápida y espaciada sucesión de golpes.

Estos golpes consisten en golpear la espalda con las dos manos alternativamente y con la parte plana de cada nudillo. Es importante no golpear con los nudillos directamente y, por supuesto, evitar la columna vertebral.

Hackear

Seguramente habrás visto esta forma de golpear si has visto alguna película ambientada en Oriente. A diferencia de otros movimientos de percusión, este tipo de golpeo funciona en cualquier parte del cuerpo, aunque se siente más fácilmente en la parte posterior. Los dedos anular, corazón e índice se mantienen unidos y es con estos dedos con los que, como si se tocara la batería, se golpea. De hecho, si este golpeo se realiza de una manera correcta, el sonido que debe desprenderse de él debe ser el de un redoble de tambor.

Al realizar esta forma de golpeo hay que evitar el golpear la columna. Generalmente, la mayor parte de los golpes realizados en los masajes deben evitar la columna vertebral.
Un consejo importante a seguir cuando se está aprendiendo este tipo de golpeo es el de despreocuparse de la velocidad. Ésta se irá adquiriendo a base de práctica. El cubrir toda la espalda (y no la velocidad con la que se haga) es lo más importante.

Golpeo con los codos

El golpeo con los codos es el más intenso de todos los movimientos de percusión que se realizan a la hora de realizar un masaje. Este tipo de golpeo es muy apropiado cuando la persona receptora del masaje es más grande que la persona que lo realiza. El codo, aquí, actúa como una especie de cuña que incide sobre los músculos de la espalda.

Como en los casos anteriores, la columna vertebral debe permanecer fuera del golpeo. Este debe realizarse hacia arriba y hacia abajo, incidiendo sobre los músculos de la espalda que discurren paralelos a la columna vertebral. Hay que tener cuidado con la presión que se ejerce. Ésta no debe ser excesivamente intensa. También hay que tener en cuenta si la persona que recibe el masaje sufre o ha sufrido problemas de espalda. Si es así, lo mejor es evitar este tipo de golpeo en el masaje.

Golpe con la mano hueca

Este tipo de golpe sirve para activar la circulación de los capilares. Se pueden golpear mediante esta técnica la espalda y las piernas. Cuando se golpee la espalda, debe evitarse en todo momento golpear la columna vertebral. El movimiento debe iniciarse en la parte baja de la espalda para después ascender y, llegados a la parte alta de la misma, descender. Sentirás cómo la carne se levanta un poco cada vez que la mano golpea la carne y se eleva desde ella. Éste es el golpe más fuerte del masaje y es muy útil para despertar un cuerpo insensible y apático.

Punteo

Este toque se realiza sólo con la punta de los dedos. Cada vez que se golpea se coge un pequeño pliegue de carne y se aprieta suavemente. Hay que variar la velocidad y el ritmo a lo largo del masaje y realizarlo a un lado y a otro de la columna vertebral. Este tipo de golpe va muy bien para la piel flácida.


masaje espalda