Sexhop Online

Masajes eróticos

El masaje tántrico puede utilizarse como una deliciosa forma de acariciar que conduzca de una forma natural y pausada al acto sexual en sí. También es la mejor forma de rendir honores y pleitesía al cuerpo de tu compañera. El masaje tántrico sirve para proporcionar placer físico, sí, pero también emocional, y puede ayudar a generar un profundo nivel de confianza en el seno de la pareja.

El masaje tántrico ofrece una excelente oportunidad para practicar y comunicarse las necesidades sexuales de cada uno de los miembros de la pareja. Los socios pueden sentirse inhibidos y avergonzados de hablar en voz alta de sus deseos durante las relaciones sexuales con penetración, pero, en el transcurso de un masaje, pueden, tranquilamente, y dejándose acunar por las oleadas de placer del masaje en sí, explicar qué gusta a cada uno de ellos y que les motiva en especial, sexualmente hablando.

El ofrecimiento de un masaje tántrico a la pareja siempre es un regalo de relajación. No hace falta desear hacer el amor. Con el simple masaje relajante ya se está generando intimidad y se están disolviendo las tensiones que hayan podido ir brotando entre los miembros de la pareja. Ese masaje también puede ser el punto de partida para una noche o un fin de semana dedicado a la meditación tántrica.

Los flujos de energía sexual generada durante un masaje erótico recorren el cuerpo entero y pueden llevar tanto al dador como al receptor a un estado de relajación y meditación profunda del que saldrán, posteriormente, enriquecidos. Las preocupaciones del día se irán por el sumidero del olvido y vuestras mentes podrán centrarse única y exclusivamente en el presente de ese momento que estéis viviendo. Ese estado se conoce como dicha.

Consejos para realizar masajes tántricos

El masaje tántrico, lógicamente, tiene su técnica de realización. Un masaje tántrico no se realiza de cualquier manera. Debe ser sexy y energizante, sí, pero también puede ser muy divertido tanto para quien lo da como para quien lo recibe. La técnica es útil, sí, pero lo más importante es aportar conciencia y amor al masaje. La simple ejecución técnica puede ser algo frío que no acabe por alcanzar los objetivos pretendidos al iniciar el masaje tántrico.

A continuación os proporcionamos algunos consejos para hacer que el masaje sea más fácil y de más cómoda realización para ambos.

  • -La persona que va a recibir el masaje tántrico debe colocarse sobre un lugar firme, en la cama o en el suelo, cubiertos cualquiera de ellos por toallas o grandes láminas de papel para, así, protegerlos del aceite de masaje.
  • -Asegurarse de que la persona que va a realizar el masaje tántrico tenga las manos limpias y las uñas estén perfectamente cortadas y lisas. No hay que tener joyas en la mano antes de iniciar el masaje.
  • -Utilizar un aceite adecuado para el masaje. El masaje tántrico debe ser del gusto de la persona que recibe el masaje. Hay que asegurarse con antelación de que esa persona no padece alergia alguna a ese tipo de producto que se va a utilizar para realizar el masaje.
  • -Si se va a realizar masaje genital, hay que tener preparado el lubricante apropiado. Si se tiene previsto utilizar un preservativo hay que utilizar un lubricante que sea compatible con el látex. No hay que olvidar que hay lubricantes que pueden dañar al condón, convirtiéndolo en un arma de doble filo. No hay nada peor que confiar ciegamente en un preservativo dañado. Un preservativo dañado es como un paraguas lleno de agujeros: no sirve para nada.
  • -Hay que calentar el aceite con las manos antes de aplicar a la piel. Para calentarlo, lo mejor es frotarse las manos.
  • -Hay que ser generoso utilizando el aceite de masaje. La sensualidad aumenta (y con ella el placer) cuando las manos se deslizan suavemente sobre la piel.
  • -Estar seguro de los movimientos que vamos a realizar durante el masaje. No pueden ser movimientos bruscos ni realizados al tuntún. Establecer un ritmo adecuado y ser consciente de cada movimiento es fundamental para que el masaje cumpla sus objetivos.
  • -Hay que ser creativo. No hay que temer a la innovación. Si se es consciente de lo que se está haciendo, no hay errores en el masaje. No hay un listado de acciones a ejecutar ni un orden implacable a seguir cuando las manos de la persona que ha de realizar el masaje tántrico se posan sobre el cuerpo de la persona que lo va a recibir.
  • -No masajear a la pareja si recientemente ha sufrido una cirugía, tiene problemas severos cardíacos o sufre de trombosis, dolor agudo, enfermedad contagiosa o algún tipo de infección en la piel. En caso de duda, siempre hay que consultar al médico.

Para llevar el masaje a buen término, hay que centrarse siempre en el presente y tomarse el tiempo necesario para que el cuerpo vaya, poco a poco, descubriendo nuevas sensaciones hasta llegar a su máxima excitación.

La meditación tántrica está conectada siempre a sentimientos de amor y devoción. El masaje tántrico entre miembros de la pareja activará sentimientos de amor que favorecerán la creación de un estado de meditación dichosa que antecederá a una sublime experiencia orgásmica.

El masaje tántrico utiliza una calma y un ritmo constantes. Como suaves olas, esa calma se va expandiendo por todas las partes del cuerpo. Coordinar el ritmo del masaje con la respiración es fundamental. El cuerpo, llegado a ese punto, estará mucho más receptivo a experimentar un orgasmo que acabará experimentándose en todo el cuerpo.

La intensidad de ese orgasmo hará de este masaje una experiencia inolvidable.