Sexhop Online

Materiales para juguetes eróticos

Sabes que quieres un juguete erótico. Es más: sabes exactamente el juguete erótico que quieres. Pero tienes dudas respecto al material del que debe estar hecho ese juguete erótico. Hay quien te ha hablado de las virtudes de la silicona. Otros te han cantado las excelencias del látex. Conoces incluso a alguien que presume de su colección de dildos de cristal. Para ayudarte a elegir un juguete erótico que te satisfaga plenamente vamos a describirte las características básicas de los principales materiales para juguetes eróticos. En este artículo (primero de una serie de tres) vamos a hablarte de la silicona y el látex, dos de los principales materiales que la industria del juguete para adultos acostumbra a utilizar para elaborar sus maravillosas creaciones.

La silicona

La silicona es el material estrella a la hora de realizar juguetes eróticos. Resistente a temperaturas extremas, inodora e incolora, la silicona un material antiadherente y completamente impermeable. Su flexibilidad, además, le convierte en un material ideal para realizar juguetes eróticos que puedan adaptarse a la anatomía humana.

Para elaborar la silicona se utiliza el silicio, un elemento químico que se encuentra de forma natural en el cuarzo, la arena y en otras rocas. Al combinarlo con carbono, hidrógeno y oxígeno se origina la silicona. La forma en que se distribuyan las moléculas hará que la silicona adquiera forma de gel, aceite o polvo, o de que sea sólida.

Otra de las virtudes que convierte a la silicona en un producto ideal para fabricar dildos, consoladores, plugs y otros juguetes eróticos es la facilidad con la que puede limpiarse. Agua templada y jabón neutro pueden servir para limpiar un juguete erótico de silicona, pero también pueden utilizarse el agua hirviendo o el lavavajillas.

Su tacto suave y natural y su facilidad para adaptarse a la temperatura corporal son otros dos aspectos a tener en cuenta a la hora de escoger un juguete erótico de silicona.

Hay un factor, sin embargo, que no podemos dejar de tener en cuenta: con los juguetes eróticos elaborados con silicona no pueden utilizarse lubricantes con base de silicona. ¿El motivo? Que la silicona tiende a fusionarse consigo misma. La del juguete erótico absorbería la del lubricante y eso, a la larga, podría deteriorar al juguete.

El látex

El látex es, hoy en día, un material muy común en la elaboración de todo tipo de productos de uso cotidiano. Tanto en el sector sanitario como en el del maquillaje y caracterización, el látex es uno de los materiales más utilizados. Obtenido de algunas plantas y constituido esencialmente de agua y caucho (junto a grasas, ceras, resinas, azúcares y proteínas naturales), el látex es un magnífico material para juguetes eróticos porque ofrece una buena relación entre rigidez y flexibilidad que permite que dildos, vibradores y plugs ofrezcan una razonable maleabilidad pese a su dureza.

El látex presenta, sin embargo, frente a la silicona, un inconveniente: es más difícil de limpiar. Al ser poroso, el látex puede absorber olores y convertirse en un imán para las bacterias. Utilizar un producto de limpieza especialmente creado para la higiene de los juguetes eróticos puede completar o sustituir la tarea de higiene iniciada por un lavado con agua tibia y jabón neutro.

Dejarlos secar al aire libre y guardarlos en su funda para evitar que entre en contacto con otros materiales es fundamental para alargar la vida de un juguete erótico realizado con látex.

El látex puede suponer también un problema para aquellas personas que sean alérgicas a este material. Las personas alérgicas al látex deberán utilizar juguetes eróticos realizados con otro material. La silicona podría ser una opción, pero también podrían serlo el plástico TPR, el plástico ABS o el cristal.

De todos estos materiales para juguetes eróticos hablaremos en otros posts.