Sexhop Online

Sexo de pie

Si algo tienen a su favor las posturas eróticas de pie es que no requieren de demasiado espacio para ser practicadas ni tampoco de demasiado mobiliario. Las posturas sexuales de pie sirven para gozar del sexo, por ejemplo, en el lavabo de un bar o de un centro comercial o en el rincón más oscuro de una portería. Hacer el amor de pie sirve, también, para disfrutar del sexo en el propio hogar de una manera distinta a la habitual. Una pareja puede recurrir al sexo de pie para inyectar emoción a su vida sexual y convertir el lavadero, el baño o, incluso, la cocina, en un lugar muy propicio para el sexo. Después de todo, ¿quién dijo que los rituales del sexo son algo que, de manera indefectible, deben oficiarse sobre una cama?

En este artículo vamos a proponerte cuatro posturas sexuales de pie recogidas en el Kama Sutra para que puedas introducirlas en tus rutinas sexuales. Haciéndolo, ampliarás el abanico de posibilidades de gozar de tu vida sexual.

El perrito vertical

La postura del perrito vertical es sólo una variante de la tradicional y excitante postura del perrito. Como aquélla, esta postura erótica de pie también tiene una connotación animal que le sienta muy bien al sexo. De pie hombre y mujer, ella se inclina para que el hombre la penetre desde atrás. Colocados así, la mujer puede mover sus caderas para, de ese modo, maximizar las sensaciones experimentadas durante el coito.

Al estar colocados así, de pie, la mujer puede aprovechar para masturbarse. La autoestimulación del clítoris mientras es penetrada puede resultar muy placentera para la mujer. El hombre, por su parte, aferrándose a las caderas de la mujer, puede incrementar la potencia de su penetración y puede, también, aprovechar esta postura erótica de pie para dar ligeros cachetes en las nalgas de su pareja mientras la penetra.

El hombre cargado a la mujer

Esta postura sexual de pie no es una postura apta para hombres de brazos débiles. No en vano, los brazos deben desempeñar una función capital durante la ejecución de esta postura del Kama Sutra para hacerlo de pie: la de sujetar a la mujer.

Para realizar esta postura erótica, la mujer debe dar un pequeño salto para colgarse sobre el torso masculino. Una vez la mujer se haya colgado a horcajadas sobre el hombre, éste deberá buscar el punto intermedio que permita que los genitales de uno y otro se encuentren.

Una vez se produzca la penetración, el hombre debe limitarse a, sujetando a la mujer por las nalgas, soportar el peso de la misma. Será la mujer quien, en esta postura erótica de pie y tras rodear el cuello del hombro con sus brazos, realice el balanceo hacia atrás hacia delante para que se produzca el típico “mete saca” de todo coito.

Para mantener el equilibrio y evitar que la pareja acabe rodando por el suelo, el hombre deberá doblar ligeramente las rodillas. Otra buena idea es buscar el apoyo de una pared para, así, afianzar la penetración.

Postura de la pierna arriba

A esta postura erótica de pie hay quien la llama postura del trípode cojo. Para realizar esta postura erótica hay que tener un buen sentido del equilibrio. Sin él, el riesgo de acabar rodando por el suelo es muy grande.

La postura de la pierna arriba es, de entre las posturas del Kama Sutra para hacerlo de pie, una de las que permite una penetración más profunda.

Para realizar esta postura sexual de pie hay que seguir los siguientes pasos:

  • Estando hombre y mujer cara a cara, de pie, el primero agarra la pierna izquierda de la mujer con su mano derecha y bajo la rodilla.
  • La mujer adelanta sus caderas para facilitar la penetración.
  • El hombre, penetrando a la mujer, coloca su pierna derecha bajo el sexo femenino.

Para facilitar la realización de esta postura erótica de pie y el mantenimiento del equilibrio, el hombre abrirá un poco las piernas y cogerá a la mujer por la cintura. Ésta, por su parte, podrá abrazarse a la nuca de él.

Esta postura erótica hace que hombre y mujer se tambaleen durante el coito, lo que hace que se incrementen las sensaciones de ambos. Hombre y mujer, además, pueden contemplarse mutuamente, acariciarse y mirarse a los ojos, lo que ayudará a aumentar la sensación de intimidad entre los miembros de la pareja.

La carretilla

Para realizar esta postura sexual de pie, la mujer debe agacharse ante el hombre, y el hombre, por su parte, sujetando los tobillos de la mujer, debe alzar las piernas de la mujer del suelo. La mujer, con las piernas ya alzadas del suelo, debe doblar las piernas para pegarlas a las del hombre y para que los genitales de éste puedan entrar en contacto con los suyos.
Esta postura exige una cierta fortaleza de brazos por parte de la mujer. Para facilitar la tarea, lo mejor es colocar un cojín en el suelo y buscar la manera de que la mujer no se apoye con las manos en el suelo, sino con los antebrazos. Ello permitirá a la mujer permanecer durante más tiempo en tan incómoda postura.

Al practicar esta postura erótica de pie la mujer deberá, de tanto en tanto, levantar la cabeza para evitar que la sangre se suba a la misma y, así, evitar un incómodo mareo. Colocados así, el hombre tendrá una visión provocativa y excitante del trasero de la mujer.


Dejar una respuesta