Sexhop Online

Conexión con la naturaleza

La naturaleza tiene mucho que enseñarnos sobre nuestro propio cuerpo y sobre las energías sutiles que operan en las profundidades del mismo. Las meditaciones tántricas que venimos proponiéndote proporcionan un punto de entrada al mundo divino de la pareja, un mundo de belleza y sensualidad que puedes disfrutar y celebrar con tu pareja.

Las personas están intrínsecamente relacionadas con la naturaleza. Como las hojas, los pájaros y las piedras, todos los seres humanos están llenos de una energía vibradora que se agita en las moléculas de su cuerpo con diferentes velocidades. Todos generamos energía cósmica. Por eso es importante que tu energía se ponga en contacto con la naturaleza y que ese contacto sea compartido por tu pareja.

Estar en contacto con la naturaleza permite tomar conciencia de toda esa energía vibratoria de la que hablamos y ese tomar conciencia, a su vez, hace que se intensifique la percepción sensorial. Ese aumento de la percepción sensorial revierte en unas mejores relaciones sexuales. Sentir más y mejor las caricias. Sentir más y mejor los lamidos Sentir más y mejor los besos. Sentir más y mejor los mordiscos cariñosos. Disfrutar más, en resumen, de todo lo que puede realizarse al practicar el sexo.

Lleva a la naturaleza tu relación

En nuestro mundo moderno, pasamos mucho tiempo dentro de nuestros hogares y oficinas, y la mayoría de nosotros pasamos muy poco tiempo en un gran espacio al aire libre. No deberíamos olvidar que nuestra ropa esencial es nuestra piel y que, en el fondo, no somos más que criaturas instintivas, desnudas y primitivas en nuestra naturaleza primigenia.

Pasar tiempo con tus seres queridos al aire libre hace que conectes con ese temperamento original. El espacio abierto, el aire fresco, el agua y una climatología lejana al acondicionamiento de nuestros aires acondicionados y calefacciones permiten que entres en contacto con tu verdadero ser. Ese ser cobra vida cuando se conecta con la naturaleza. Piensa que, por ejemplo, no es lo mismo caminar por mitad de un bosque o por un camino sobre las rocas, junto al mar, que hacerlo por una bulevar lleno de tiendas de tu ciudad. Pasear por el campo junto a tu pareja puede permitirte el comunicar sentimientos que, en otro ámbito, es mucho más complicado de comunicar. En un tranquilo paseo es más fácil comunicar preocupaciones o problemas. En cierto modo, es como si el viento, el sol, los árboles, el río o la mar se convirtieran en oyentes de nuestros pensamientos. Es como si esos oyentes, llenos de sabiduría, apartaran nuestros pensamientos negativos con sus manos y se los llevaran de delante nuestro.

Formas eróticas en la naturaleza

Las formas sensuales y eróticas pueden encontrarse en cualquier rincón de la naturaleza. Los árboles pueden, si tu mirada quiere, simbolizar al pene. Naturaleza y Tantra están íntimamente relacionados. Procura llevar esa sensualidad natural que te aporta la naturaleza a tu casa. Haciéndolo, la envolverás con un ambiente tranquilo y seductor.

Una relación natural

Este sencillo ejercicio de meditación tántrica que vamos a proponerte ahora es una forma práctica de enseñar a tu alma cómo conectar profundamente con la naturaleza. Con ella conseguirás que la energía de la naturaleza entre en tu corazón y anide en él, quedándose a vivir en él de por vida.

Entra en un jardín y parque. Camina sin prisas, lentamente, disfrutando del paseo. Busca una hoja y que esa hoja te sirva para “llamar” a esa energía. Reclama con la hoja su llegada. Invócala.
Siente en tu mano el peso y la temperatura de la hoja. Observa con atención su color y su textura. Mira profundamente los complejos dibujos que forman sus nervaduras y siente cómo la energía de esa hoja, su fuerza vital, vibra en tu mano. ¿Te has parado a pensar que es posible que esa hoja tenga un mensaje para ti? Intenta escuchar el mensaje que esa hoja te transmite. Mientras lo haces, será una parte de la energía natural que te rodea la que estará penetrando en ti. Y esa energía te hará más fuerte y capaz. No la desprecies. La tienes ahí, cerca de tu casa. Orilla tus preocupaciones y tus rutinas y acude a su encuentro. Ella te dará una gran lección y te enseñará a adentrarte por los sabios caminos del Tantra.


naturaleza y tantra