Sexhop Online

Juguetes eróticos de plástico

En otro post te hemos hablado de la silicona y del látex como de dos materiales muy idóneos a la hora de elaborar juguetes eróticos. En esta ocasión vamos a hablarte del plástico como de un muy atractivo material para juguetes eróticos. En última instancia, siempre dependerá de ti la elección de un juguete erótico elaborado con plástico o con cualquier otro tipo de material. Como acostumbramos a decir, en cuestiones de sexualidad (como en tantas otras cuestiones vitales) la experimentación es fundamental para divertirse y para acabar encontrando aquello que mejor se adapte a nuestras características físicas y que mayor placer nos proporcione.

El plástico es un óptimo material para juguetes eróticos. La rigidez de los juguetes eróticos de plástico los convierte en fantásticos compañeros de juegos a la hora de buscar la estimulación del punto G o de la próstata. El plástico también es muy útil a la hora de elaborar estimuladores de clítoris.

La limpieza del plástico es muy sencilla y, además, puede realizarse con un material altamente desinfectante que no puede utilizarse cuando tratamos con juguetes eróticos de silicona o látex: el alcohol. Si los juguetes eróticos de plástico se limpian con alcohol es recomendable aclarar bien el juguete ya que cualquier resto de alcohol que quede en él puede ocasionar algún tipo de irritación en las mucosas más íntimas cuando el juguete sea utilizado.

La capacidad del plástico para transmitir las vibraciones hace de él un fantástico material para elaborar vibradores.

A la hora de buscar juguetes eróticos de plástico los podemos encontrar elaborados con plástico de TPR o con plástico ABS.

Plástico de TPR

¿Has oído hablar de los elastómeros? ¿Y de los cauchos termoplásticos? Unos y otros son lo que se conoce como plástico de TPR. Si consultas algún catálogo de juguetes eróticos, podrás observar como muchos vibradores están elaborados con este material que no es otra cosa que una alternativa sintética al caucho natural. La mezcla de un polímero y de un plástico es la base química, en la mayor parte de los casos, sobre la que se fundamenta la elaboración de este material.

El plástico de TPR es un material muy elástico. Siendo extremadamente deformable, recupera la forma original con notable rapidez. Eso, y su gran durabilidad, lo convierten en un excelente material para juguetes eróticos.

Los juguetes eróticos elaborados con plástico de TPR pueden ser coloreados muy fácilmente ya que este material acepta todo tipo de tintes.

Su baja concentración en caucho convierte a los juguetes eróticos de plástico de TPR en juguetes muy indicados para aquellas personas que no deseen recurrir a la silicona (los juguetes eróticos de silicona suelen tener un precio más elevado) y que tengan algún grado de alergia al látex.

Plástico de ABS

Acrilonitolo, butadieno y estireno son los tres componentes fundamentales que intervienen en la fórmula química sobre la que se basa la elaboración de un plástico de alta resistencia que se nombra con las siglas ABS y que posee las tres características que le aportan los tres componentes nombrados: resistencia química, flexibilidad y rigidez. Esas tres características convierten el plástico ABS es un magnífico material para juguetes eróticos.

Con baja absorción del agua (lo que lo convierte en un material muy interesante para elaborar juguetes eróticos acuáticos) y muy estable a los cambios de temperatura, el plástico ABS no sólo es un magnífico material para juguetes eróticos, también lo es para elaborar todo tipo de juguetes eróticos de plástico. Seguro que conoces las famosas piezas de los juguetes de la marca Lego. Pues bien: dichas piezas están elaboradas con plástico ABS.