Sexhop Online

La sensibilidad del pezón

Unas de las partes más erógenas del cuerpo son los pezones. De hecho, hay estudios que apuntan a que cuando estimulamos los pezones estamos activando las mismas áreas cerebrales que cuando estimulamos el clítoris. Por eso, sin duda, existe lo que se llama orgasmo de pezón. Por eso también, la estimulación de los pezones, el tocarlos, besarlos, acariciarlos o morderlos suavemente favorece la lubricación vaginal.

El hecho que de los pezones sean tan sensibles (y al igual que sucede en el caso del clítoris) se debe a la gran cantidad de terminaciones nerviosas que confluyen en ellos, aunque, al igual que sucede también con el clítoris, los pezones no poseen el mismo nivel de sensibilidad en todas las mujeres. Hay mujeres que tienen unos pezones muy sensibles y mujeres que no los tienen tanto, aunque, por regla general, a la hora de estimular los pezones hay que atender al principio de delicadeza. Tratar un pezón de manera no delicada puede, en muchas ocasiones, resultar doloroso. En este artículo vamos a darte una serie de consejos básicos para que sepas cómo deben estimularse los pezones y cómo puedes servirte de la ayuda de algún tipo de juguete erótico para hacerlo.

Anatomía del pezón

Antes de saber cómo debemos estimular los pezones deberíamos conocer su anatomía básica. Cuando hablamos de pezón, habitualmente estamos hablando de dos partes distintas de la mama. Una es la areola; la otra, el pezón propiamente dicho. Veamos sus características:

  • Areola. La areola es la zona circular que tiene un diámetro de entre 15 y 25 mm (habitualmente) y que suele ser de un color más oscuro que la mama. En el interior de la areola podemos encontrar una serie de prominencias que reciben el nombre de tubérculos de Montgomery y que son unas glándulas sebáceas que sirven para lubricar y proteger la epidermis.
  • Pezón. El pezón propiamente dicho, y que tiene un aspecto similar al de un cilindro o un cono, se halla ubicado en el centro de la areola. En algunas ocasiones, el pezón no tiene forma de cilindro o cono, sino que se asemeja a una pequeña depresión. En estos casos, al pezón se le llama pezón retraído. La superficie del pezón (cuyo tamaño suele estar relacionado directamente con el tamaño de la mama) está cubierto de papilas y surcos y posee una serie de orificios. Esos orificios, cuyo número oscila entre 10 y 12, son la desembocadura de los conductos galactóforos y sirven para dejar salir la leche de la mama al exterior en las mujeres lactantes.

¿Cómo estimular el pezón?

Una vez conocida la anatomía básica del pezón vamos a apuntar una serie de consejos para saber cómo estimular los pezones correctamente.

El primero de esos consejos, ya lo dijimos antes, es tratar el pezón con delicadeza, sobre todo al inicio del proceso de estimulación del mismo. Una vez que el pezón ha sido estimulado y, por tanto, se halla excitado, se puede incrementar la intensidad de la estimulación. Así, despertar el pezón con toques suaves dados con los labios, la lengua o los dedos es fundamental. Ya habrá tiempo, en el caso de los pezones menos sensibles, de actuar con mayor intensidad sobre ellos.

Esta fase inicial de la estimulación de los pezones debe fundamentarse principalmente en la realización de movimientos circulares y en espiral alrededor de ellos. Realizar movimientos circulares con los dedos o la lengua alrededor de la areola también puede resultar muy efectivo.

El realizar masajes sobre los pezones puede también resultar muy estimulante y excitante para la mujer. Para que los trazos y movimientos de dicho masaje sean más sensuales y efectivos deberemos contar con la ayuda de dos productos que no deberían faltar nunca en los cajones de nuestra mesita de noche. Estamos hablando de los lubricantes íntimos y de los aceites de masaje. Una vez aplicado el aceite de masaje o el lubricante íntimo sobre el pezón, colocaremos el pulgar sobre su punta y realizaremos movimientos circulares a su alrededor y sobre la areola.

Algo que hay que tener muy en cuenta a la hora de estimular los pezones es que la mujer agradece muy especialmente la estimulación oral de los mismos. Para estimular oralmente los pezones hay que seguir los siguientes pasos:

  1. Exhala aire caliente al pezón acercando la boca a él pero sin tocarlo.
  2. Realiza pequeños movimientos circulares alrededor del pezón con la lengua.
  3. Da pequeños toques al pezón, hacia arriba y hacia abajo.
  4. Con delicadeza y suavemente, besa y lame el pezón.
  5. Con delicadeza, muerde suavemente el pezón abarcándolo con toda la boca. Esta fase de la estimulación oral de los pezones puede resultar dolorosa para aquellas mujeres que poseen una sensibilidad demasiado alta en ellos. Observa en todo momento cómo reacciona tu pareja ante este tipo de estímulos y, si tienes alguna duda, pregúntale directamente y sin complejos ni vergüenza si le gusta o no ese tipo de estimulación. Recuerda siempre que una pareja que se comunica sin complejos es, a medio y largo plazo, una pareja que disfruta mucho más de su sexualidad.

Utensilios y juguetes para estimular los pezones

Una vez sabidas las reglas generales básicas que hay que seguir para estimular los pezones adecuadamente, vamos a proponerte el uso de diferentes juguetes y productos eróticos que te pueden servir para hacer más placentera esta práctica.

Un cubito de hielo o una pluma pueden ser objetos muy útiles a la hora de estimular los pezones. Si deseamos recurrir a un sistema algo más sofisticado y glamouroso podemos optar por utilizar chocolate fundido o cualquier de las pinturas corporales que las más prestigiosas marcas de cosmética sexual ha lanzado al mercado.

Finalmente, si queremos dar un toque extra a la práctica de la estimulación de los pezones recurriremos a la ayuda de los estimuladores de pezones, a los que también se llama succionadores de pezones. ¿Para qué sirven estos juguetes eróticos? Fundamentalmente, para incrementar la sensibilidad del pezón. Al crear un efecto de vacío sobre los pezones, los estimuladores de pezones incrementan la irrigación sanguínea de los mismos, incrementando sus sensibilidad.

A la hora de comprar un estimulador de pezones deberemos elegir, básicamente, entre dos tipos: los estimuladores de pezones manuales y los estimuladores de pezones mecánicos. En el primer grupo encontramos los de ventosa y los de bomba. En el segundo, los que incorporan algún tipo de vibración o de mecanismo que, por ejemplo, rotando alrededor de los pezones, sirva para estimularlos.

Cuando tengamos que utilizar un estimulador de pezones deberemos tener en cuenta dos consejos: uno, que el estimulador debe ser utilizado preferentemente con algún tipo de lubricante íntimo; y dos, que el estimulador de pezones nunca debe ser utilizado más de veinte minutos.

Esperamos que las indicaciones recogidas en este artículo de Eromasaje.com te sirvan para saber cómo estimular los pezones correctamente. Una vez conocida la teoría sólo queda experimentar y lanzarse a la práctica, que, en sexo, es siempre lo más placentero y satisfactorio.


estimulador de pezones

Dejar una respuesta