Sexhop Online

Las reglas del placer

Si nos atenemos a la traducción exacta de Kama Sutra encontraremos que es algo así como “reglas del placer”. En el fondo, es uno de los ejemplos más antiguos que sobreviven de estilo de vida y guía sexual. Se cree que el Kama Sutra fue escrito entre el segundo y cuarto siglo de nuestra era por un sabio hindú llamado Mallanaga Vatsyayana basándose en “reglas del amor” que, de manera oral, habían llegado hasta sus días desde un milenio atrás. Contrariamente a lo que la gente cree, el Kama Sutra no es sólo un libro de posiciones eróticas. Es algo más: una guía completa para una forma de vida. Entendido desde la visión actual, podría concebirse como un manual de comportamiento para un hombre de clase media que quiera disfrutar de su vida de una manera más general. Para ello deberá atender a su cuerpo y a sus necesidades, pero no deberá descuidad sus tareas profesionales y los caminos para triunfar en dicha tarea. Por algo el Kama Sutra es una guía general para un modo de vida nuevo: porque influye o pretende influir en diversos aspectos de nuestra vida.

Los cinco sentidos

El hombre, según los consejos orientales, debe practicar el Dharma, el Artha y el Kama en diferentes momentos y de manera que puedan armonizarse y no entrar en conflicto unos con otros. El Dharma es la obediencia a los mandatos de los Shastras o a las Sagradas Escrituras hindúes. El Artha es la adquisición de tierra, oro, ganado, riqueza, carruajes, amigos… El Kama es el disfrute de los objetos apropiados para los cinco sentidos (vista, gusto, olfato, oído y tacto) con la asistencia combinada de mente y alma.

Las 7 partes del Kamasutra

El texto completo del Kama Sutra consta de siete partes: observaciones generales, cómo hacer avances amorosos, la búsqueda de una esposa, los deberes y privilegios de una mujer, cómo comportarse con las mujeres de los demás, cómo confraternizar con cortesanas y eunucos y una última dedicada a hechizos y rituales. Esta última parte incluye una completa relación de hierbas y pociones que pueden servir para promover la libido y la virilidad. En definitiva, el libro cubre todo lo que un hombre hindú rico podría haber necesitado saber en aquellos años para mejorar sus relaciones personales. Eso sí, Vatsyayana, el autor del libro, deja claro en todo momento que el Kama (la búsqueda del placer sensual) se produce después de que obedezcamos a la Sagradas Escrituras (Dharma) y consigamos un buen nivel de vida (Artha). La buena vida, la vida completa y en la que nos podremos sentir completamente realizados y felices, será aquélla en la que esos tres elementos (Dharma, Artha y Kama) convivan en armónico equilibrio.

Las diferencias del Kamasutra con otros textos

Hay dos diferencias entre el Kama Sutra original y los textos modernos que podemos encontrar sobre el mismo. El primer lugar, el original fue concebido como un manual destinado a los hombres ricos y urbanos. A ellos iba destinada toda esa orientación sobre normas sociales y técnicas de comportamiento sexual. En segundo lugar, en el Kama Sutra, como en otros textos sexuales de esa época, hombre y mujer no son considerados como iguales socialmente. No lo eran en aquel momento y no se podían considerar así en esos textos. Pero el Kama Sutra de Vatsyayana sí hace algo que podría considerarse revolucionario para el Occidente de la época: pone énfasis en la igualdad del placer sexual entre hombres y mujeres y señala la responsabilidad masculina a la hora de proporcionar y conseguir que el placer de la mujer sea tan grande como el suyo.
Vatsyayana también recomendaba a las mujeres estudiar el Kama Sutra. De manera privada, claro. Para el bueno de Vatsyayana, la mujer podía aprender en su libro a agradar a su pareja y a someterla a su voluntad. El respeto de Vatsyayana por las cortesanas de clase alta era evidente: “una Ganika”, decía, “siempre es respetada por el rey y elogiada por los eruditos y su favor siendo buscado por todo. Ella se convierte en objeto de sentido universal”.

En búsqueda del placer

Esta claro que hablar tanto de una guía sexual requiere de una amante para ponerlo en práctica. Muchas personas buscan sus amantes en el trabajo, en un club social, de copas o opta por el camino más fácil, las profesionales del sexo. Cualquier opción es válida y si no tienes una vida social muy amplia que te dificulta encontrar una amante estable, la opción de prostitutas es muy válida pero tienes que contactar con una que te de confianza y repetir con ella para conseguir la máxima complicidad.


Etiquetas: