Sexhop Online

El masaje de la cara

Cuando se piensa en un masaje erótico se piensa habitualmente en un masaje genital o, cuanto menos, en un masaje centrado fundamentalmente en las zonas erógenas del cuerpo. Pero un masaje erótico, para surtir efecto, debe ser el complemento o la guinda de un masaje que, mucho más amplio, sirva para relajar las diferentes partes del cuerpo y, con ello, para preparar al mismo para gozar con mayor intensidad de los placeres derivados del masaje erótico.

El relax es un ingrediente clave en el masaje erótico. El arte del masaje erótico alcanza su culmen cuando la persona que recibe el masaje, relajada, disfruta de todos los matices de las caricias y trazos de masaje con que la obsequia la persona que realiza el masaje. Para alcanzar ese relax hay que valorar en su justa medida la importancia del masaje del rostro. Gracias al masaje de la cara, la persona masajeada podrá alcanzar mucho más pronto esa sensación de relax de la que hablamos y, además, se beneficiará de los múltiples beneficios con los que se asocia siempre al masaje facial.

Beneficios del masaje facial

Entre los beneficios del masaje de la cara podemos encontrar los siguientes:

  • Activa la circulación sanguínea.
  • Mejora la circulación linfática.
  • Acelera la regeneración de las células del cutis.
  • Incrementa la producción de glóbulos rojos.
  • Elimina toxinas.
  • Reduce las bolsas de los párpados.
  • Elimina las ojeras.
  • Mejora el contorno facial.

Sin duda, y más allá de sus propiedades relajantes, el masaje del rostro es un complemento imprescindible en las terapias cosméticas de cuidado del cutis. Gracias al masaje facial el rostro recupera su elasticidad, su tersura y su aspecto sano.

Lo que el masaje de la cara persigue es localizar los puntos de tensión de los músculos faciales y, con ello, relajar dichos puntos. Zonas como la frente o ese punto que se sitúa entre la nariz y los lacrimales deben ser especialmente cuidados durante el masaje del rostro.

Pasos a seguir para un masaje del rostro

Teniendo en cuenta esto, vamos a ver cuáles son los pasos a seguir para realizar correctamente un masaje facial.

El primero de ellos, fundamental, es seguir un consejo que ya hemos dado al hablar de otros tipos de masajes: el de escoger un buen aceite de masaje. Para masajear el rostro, nada mejor que utilizar aceites, ya que las cremas, que acostumbran a ser más grasas, no suelen dar los mismos resultados. A la hora de escoger un aceite hay que procurar que sea un masaje con propiedades nutritivas e hidratantes y que sea compatible con la piel de la persona que recibe el masaje. No hay que olvidar que, en ocasiones, las personas somos alérgicas a determinados elementos, aunque estos elementos sean naturales.

Entre los mejores aceites para la piel que podemos utilizar nuestro masaje de la cara podemos encontrar el aceite de oliva, el de argán, el de almendras, el de jojoba, el de rosa mosqueta o el de sésamo.

Una vez hayamos escogido el aceite que vamos a utilizar para realizar el masaje facial, recomendaremos a nuestra pareja recibir el masaje que se tumbe boca arriba y se coloque una especie de diadema o pañuelo que, apartando los cabellos de la frente, deje el rostro completamente despojado.

Una vez colocada así nuestra pareja, verteremos unas gotas del aceite de masaje seleccionado sobre la yema de nuestros dedos y, frotando unos con otros, lo calentaremos. Tras ello, lo aplicaremos sobre el rostro de nuestra pareja realizando suaves caricias en zonas como la barbilla, la nariz o las mejillas.

Tras esas leves caricias, iniciaremos lo que es el masaje propiamente dicho. ¿Cómo? Deslizando la yema de nuestros dedos sobre el rostro de nuestra pareja y ascendiendo desde la barbilla hasta la frente con suavidad pero con firmeza, desde abajo hacia arriba.

Una vez hayamos recorrido el rostro varias veces, pellizcaremos levemente entre las cejas con nuestros dedos pulgar e índice. En esta zona se suele acumular mucha tensión y, al tratarla de este modo, lo que estamos consiguiendo es liberar dicha tensión y relajar a nuestra pareja.

Tras haber masajeado esa zona entre las cejas masajearemos la nariz. Para hacerlo, separaremos las distintas líneas de expresión con los dedos índices y, mientras lo hacemos empujaremos con suavidad la punta de la nariz, sosteniéndola con firmeza. Tras ello, haremos pequeños movimientos circulares con la yema de los dedos desde la parte superior del puente de la nariz hacia abajo, llegando hasta las fosas nasales.

Una vez masajeada la nariz, y para continuar con el masaje de la cara, masajearemos la zona de los ojos. Para hacerlo, aplicaremos una ligera presión, con nuestros dedos anulares, bajo ellos y desde dentro hacia fuera. Para que este trazo de masaje resulte más efectivo tu pareja deberá inspirar profundamente al inicio del mismo y deberá soltar el aire poco a poco conforme tú vayas realizando el movimiento.

Finalizado el masaje de los ojos, será el momento de empezar con el masaje de la mandíbula. Para ello, realizarás un movimiento de succión utilizando tu dedo pulgar y un lateral de tu dedo índice. También aquí el movimiento irá desde el centro de la cara hacia el exterior. El mismo movimiento, con suavidad, puedes realizar en el cuello. Tras acabar esta parte del masaje, tu pareja deberá estirar los músculos de tu boca. Para ello deberá abrirla ligeramente y moverla hacia todos lados.

La siguiente zona a tratar en este masaje facial será la que se sitúa entre la mandíbula y las mejillas. Esta zona debe masajearse con pellizcos rápidos y cortos. Haciéndolo de ese modo, conseguiremos que la sangre se dirija hacia esa parte de la cara, con lo que reactivaremos la circulación.

Para finalizar el masaje del rostro haremos dos cosas. Una: realizar un suave movimiento de tecleteo por toda la cara con la yema de los dedos. Dos: acariciar de nuevo, y disminuyendo progresivamente la intensidad, todo el rostro.

Una vez finalizado este masaje de la cara y conseguida la relajación de nuestra pareja, podremos proseguir masajeando otras zonas de su cuerpo. Como hemos dicho anteriormente, el relax conseguido gracias a este masaje de la cara le permitirá disfrutar mucho más de nuestro masaje erótico.


Dejar una respuesta