Sexhop Online

Sexo tántrico; sexo beneficioso

Hablamos a menudo del sexo tántrico, de las tácticas que debemos emplear para desligar orgasmo y eyaculación, de las posibilidades de convertirnos en multiorgásmicos, de qué posturas debemos escoger al hacer el amor para incrementar nuestro placer y su duración, del papel que en el Tantra deben jugar prácticas tan gozosas como el masaje erótico, la felación o el cunnilingus o de la importancia que en la práctica sexual tántrica juega nuestra manera de respirar. Hablamos de todo eso pero, fijando nuestra mirada en el placer obtenido gracias a la práctica del sexo tántrico, olvidamos recalcar la importancia y los beneficios que el mismo puede aportar a nuestra salud.

En este artículo vamos a intentar paliar dicho olvido resaltando algunos de los beneficios del sexo tántrico.

Uno de ellos, el que siempre suele destacarse y que va unido a la esencia misma del Tantra, es el que se sustenta en la concepción del sexo tántrico como un camino de crecimiento personal y de expansión de la conciencia, algo que puede sonar revolucionario en una sociedad (la nuestra) en la que, por motivos religiosos, sexo y vida interior han sido siempre concebidos como términos contrarios. La filosofía tántrica es, en este sentido, radicalmente diferente a, por ejemplo, ese catolicismo de raigambre bíblica y hebrea que ha impregnado tradicionalmente el sentido de lo moral en nuestra cultura. En ella, quien deseara alcanzar un cierto nivel de espiritualidad, debería renunciar a ciertas ataduras físicas. En nuestra cultura, el sexo siempre ha sido considerado un lastre para alcanzar esas cotas de espiritualidad de las que hablamos. El Tantra propone justamente lo contrario a lo que propone el catolicismo. Para el Tantra, el sexo no sólo no es un lastre para alcanzar la espiritualidad, sino que es el camino ideal para alcanzarlo.

Ventajas del sexo tántrico

Junto al beneficio indicado, el sexo tántrico posee los siguientes beneficios:

  • El sexo tántrico es un camino ideal para alcanzar una mayor conexión con la pareja tanto a nivel psicológico como a nivel espiritual.
  • Los ejercicios respiratorios propios de las prácticas tántricas son una magnífica manera de hacer que llegue más oxígeno al cuerpo. Las prácticas de yoga (tan relacionadas con el Tantra) ayudan también a fortalecer los músculos y a proveerlos de una mayor flexibilidad.
  • La relajación y la meditación propias de la práctica tántrica sirven para mejorar nuestra salud emocional. Gracias al sexo tántrico podemos liberarnos del estrés y de la angustia que anteceden, en muchos casos, a la aparición de procesos de ansiedad o depresión. Uno de los grandes beneficios del sexo tántrico es que posibilita que nos sintamos llenos de energía para acometer cualquier tipo de actividad.
  • Otro de los beneficios del sexo tántrico es que, gracias a su práctica, aumentamos nuestra estabilidad hormonal y mejoramos nuestro sistema inmunológico, lo que revierte, lógicamente, en un mejor estado de salud.
  • El sexo tántrico es una importante fuente de juventud. Gracias al sexo tántrico podemos sentirnos más jóvenes, vigorosos y felices.
  • Uno de los grandes beneficios del sexo tántrico tiene que ver directamente con el papel que la mujer desempeña en las relaciones sexuales. Con demasiada frecuencia, las relaciones de parejas tienden a plasmar, en la intimidad, los estereotipos propios de la cultura en que tienen lugar. Así, el machismo ha marcado a fuego durante muchas décadas las relaciones sexuales entre el hombre y la mujer. Esto ha hecho que la mujer, en muchos casos, haya sido considerada no como parte del placer propio de la relación sexual sino como objeto destinado a proporcionar placer al hombre. En el sexo tántrico, hombre y mujer mantienen una posición de igualdad y el respeto y el amor son las claves de bóveda sobre las que se sustenta la práctica tántrica. Gracias al sexo tántrico, y ése es uno de sus grandes beneficios, la mujer se empodera y disfruta del sexo.
  • Del mismo modo que la mujer se empodera gracias a la práctica del sexo tántrico, también el hombre se empodera despojándose de ciertos condicionantes culturales que, en determinados momentos, pueden lastrar su capacidad de disfrutar de las relaciones sexuales. Y es que al hombre se le exige tener un pene de un tamaño respetable y, por supuesto, durar mucho. Demasiada carga psicológica para que el hombre pueda disfrutar de sus relaciones sexuales. Obsesionados con esos aspectos, el hombre olvida en demasiadas ocasiones lo que es verdaderamente importante: cómo dar placer a la pareja. El Tantra sirve para abrir la mente y, al hacerlo, consigue que el hombre se olvide de lo accesorio y reconozca lo fundamental. Al hacerlo, tanto él como su pareja se verán beneficiados por el disfrute de unas relaciones sexuales más enriquecedoras y satisfactorias.
  • Otro de los beneficios que suelen atribuirse al sexo tántrico es su capacidad para sanar experiencias traumáticas. Al ser concebida como una experiencia sexual sagrada y respetuosa, el sexo tántrico sirve para que personas que hayan sufrido algún tipo de abuso sexual o de maltrato físico de carácter sexual puedan superar sus barreras psicológicas y puedan vencer los miedos heredados de dichas experiencias traumáticas.

Finalmente, el último beneficio del sexo tántrico que queremos resaltar aquí es el que hace referencia a cómo la práctica del sexo tántrico y la energía que se consigue gracias a ella revierte en un incremento de la fuerza que necesitamos para alcanzar nuestros objetivos personales. Gracias a la práctica del sexo tántrico estaremos más cerca de alcanzar dichos objetivos.


Dejar una respuesta