Sexhop Online

El sexo con uno mismo

La energía sexual es energía vital. Ser capaces de movilizar esa energía y de moverla alrededor de nuestro cuerpo, repartiéndola por él, tiene un efecto directo de mejora de todo nuestro ser y de nuestra vida diaria. El mantenimiento de sexo tántrico nos permite unirnos con la energía universal y eso, a su vez, alimenta la energía que fluye en nuestro interior.

La mejor manera de empezar a aprender sexo con uno mismo es la aprender a tonificar y fortalecer los músculos genitales, especialmente el Pc o músculo pubococcígeo. Este músculo se extiende, entre las piernas, desde tus genitales a tu ano. Es parte de los músculos del piso pélvico tanto en mujeres como en hombres, y la forma estándar de localizarlo y saber de qué músculo se trata es la de intentar detener tu orina o la de acelerar su salida.

Otra forma de localizar el músculo PC es la de realizar un movimiento intestinal, apretando y tirando hacia arriba de los músculos rectales, como si con el ano quisieras ir engullendo una cosa. Si quieres comprobar esa función engullidora de tu ano y, al mismo tiempo, localizar tu músculo PC de una manera más sencilla, basta que lubriques uno de tus dedos, lo introduzcas en tu ano y, con esos músculos rectales a los que nos referimos, intentes que se introduzca lo más adentro posible dentro de ti. El músculo PC tiene una forma de ocho y se extiende desde tu hueso púbico hasta el cóccix. Ese ocho que forma el músculo PC se dibuja alrededor de los genitales.

Si las mujeres quieren localizar ese músculo, pueden introducir uno o dos dedos dentro de la vagina y pueden intentar apretarlos utilizando únicamente los músculos de la misma. El músculo PC es una zona estriada dentro de vagina, una pulgada y media aproximadamente detrás de la pared posterior de la vagina.

Para fortalecer tu músculo PC

Muchas mujeres que han dado a luz están familiarizadas con los ejercicios Kegel para fortalecer sus músculos PC, pero para muchos de nosotros, especialmente para los hombres, los ejercicios Kegel es algo que nos suena a nuevo, algo desconocido.

La ventaja fundamental de los ejercicios Kegel sobre cualquier otro tipo de ejercicio o entrenamiento es que los puedes realizar en cualquier momento. No tienes que ir al gimnasio para practicarlos. Escribe, lee, escucha música, viaja en tren de camino al trabajo, haz lo que quieras que, prácticamente cualquier cosa que hagas, puede ser combinada con tus ejercicios Kegel. La idea fundamental es aislar el músculo PC y trabajar esos músculos. Colateralmente, un endurecimiento de muslos y abdomen (una especie de sobrecarga muscular) pueden hacer aparición tras unas sesiones más o menos continuadas de ejercicios Kegel. Esto suele ser bastante habitual, pero la práctica permitirá que estas sobrecargas o “agujetas” desaparezcan progresivamente y poco a poco.

Una vez que hayas localizado el músculo PC, contráelo 30 veces a un ritmo de un segundo cada vez o más. Haz dos sesiones en tu primer día. Ve aumentando poco a poco, durante los siguientes días, el número de contracciones. El objetivo es llegar a las 100 contracciones dos veces al día. Cuando hayas alcanzado ese número de contracciones de un segundo de duración cada una, repite todo el proceso descrito pero, esta vez, haciendo que cada contracción tenga una duración de tres segundos. Volverás a empezar con dos sesiones diarias de 30 contracciones cada una. La práctica te llevará a las dos sesiones con 100 contracciones de tres segundos cada una. En ningún momento vayas más allá de tus posibilidades. No realices sobreesfuerzos. La falta de ejercicio es tan dañina para un músculo como el exceso de él. Y las lesiones sólo causan dolores y disfunciones. Evítalas en la medida de lo posible. No te obsesiones con el ejercicio Kegel. Realízalo, pero siempre sabiendo lo que estás haciendo.

Si te entrenas como es debido aprenderás a realizar las contracciones del músculo pubococcígeo de manera prácticamente inconsciente y mecánica, relajadamente, sin esfuerzo. Esa relajación es importantísima para controlar la contracción. Esa relajación, en definitiva, es la que debe servirte para controlar el ritmo del acto sexual, para prolongarlo, para retrasar todo lo que te sea posible ese momento de gozo y alivio que es el de la eyaculación.

Utiliza tu imaginación

¿Crees en la idea que el Tantra proclama de que mente, energía y cuerpo están íntimamente conectados? Si es así, si crees en esa interrelación, utiliza el poder de tu mente para reforzar ese músculo PC. Si eres mujer, intenta imaginar tu coño como una estructura que se extiende en la tierra gracias a una serie de bandas musculares que pueden expandir o contraer según tu voluntad. Imagina que estas bandas musculares de forma circular crecen en tamaño y fuerza en cada ejercicio. Esa creencia revertirá positivamente en tu musculatura, y tu músculo PC se verá fortalecido.

Los hombres, por vuestra parte, podéis imaginar vuestro músculo pubococcígeo como una poderosa cadena o una cuerda de gran grosor que se tensara entre vuestras piernas y que pudiérais apretar o aflojar a voluntad. Imaginad que los engarces de la cadena se hacen más gruesos y fuertes tras cada uno de vuestros ejercicios. El pensamiento positivo es un instrumento del que podemos servirnos para mejorar nuestra vida en muchos aspectos. Este al que nos referimos ahora, el fortalecimiento del músculo PC, que nos permitirá una mejor y más satisfactoria vida sexual, no escapa a esa máxima.

No te sorprendas si los ejercicios son sexualmente excitantes. Piensa que es la duración de las contracciones del músculo las que empiezan a mover tu energía sexual. Para no desviar tu atención de lo que verdaderamente es importante en este momento (ejercitar tu músculo), cuando sientas esa tensión sexual trata de pensar: “estoy honrando a mi pene”, o bien “estoy honrando a mi vagina” cada vez que realices una contracción muscular.

Estos ejercicios que te proponemos no sólo te ayudarán a controlar el orgasmo. También te permitirán estar más con contacto con tus genitales y con tus sentimientos sexuales en general. De rebote, tu salud genital mejorará al mejorar el flujo de sangre a la zona.
?


ejercicios kegel