Sexhop Online

El clítoris, clave en el orgasmo femenino

Quien más quien menos ya sabe que el clítoris es la zona erógena más placentera del cuerpo de la mujer. Las estadísticas afirman que eso es así para el 90% de ellas. De hecho, en muchas mujeres sólo la estimulación del clítoris permite alcanzar el orgasmo. Con aproximadamente 8.000 terminaciones nerviosas, las raíces del clítoris rodean la uretra, la vagina y los labios vaginales, convirtiendo toda esa zona en un área especialmente sensible. La estimulación del clítoris es, pues, fundamental a la hora de llevar a la mujer hasta el orgasmo.

Más allá de la estimulación manual, digital u oral, el conocer aquellas posturas eróticas que, durante la penetración, permitan estimular el clítoris es algo que todo aquél que quiera ser un buen amante debería conocer. Sólo conociendo esas posturas se podrá maximizar el placer sentido por la mujer durante la cópula.

Posturas del Kama Sutra

En este post vamos a hacerte una relación de algunas de esas posturas eróticas para estimular el clítoris para que puedas practicarlas y, así, puedas satisfacer convenientemente a tu pareja.

El misionero

Una de esas posturas para estimular el clítoris es la clásica postura del misionero. Ya hemos dicho en más de una ocasión que esta postura erótica ha sido durante mucho tiempo injustamente maltratada. Se la ha acusado de aburrida y en exceso tradicional, pero si se realiza de la manera correcta, el clítoris puede frotarse cómodamente al practicar la penetración. La mujer, además, puede favorecer esa fricción del clítoris con el pene al mover su cadera para, así, aumentar la presión.

El zig-zag

Otra postura erótica para estimular el clítoris que puede darte muy buenos resultados es la que se conoce con el nombre de zig-zag. Para ejecutar esta postura, deja que tu mujer se tumbe de espaldas sobre la cama y tú recuéstate de lado mirando hacia ella. Una vez colocados así, deja que ella pase sus piernas sobre tus caderas. Al hacerlo, formará una especie de puente sobre ti. Tú, ahora, deberás buscar la manera de penetrarla desde tu posición. Esta postura erótica para estimular el clítoris es ideal para mujeres a las que les cuesta llegar al orgasmo. Es una postura erótica descansada y que permite practicar un coito lento y prolongado.

La flor de loto

La tercera postura erótica para estimular el clítoris que deseamos recomendarte es la famosa postura de la flor de loto. Tú te sentarás con las piernas cruzadas y ella se sentará sobre ti rodeando tu cintura con sus piernas. La ventaja de esta postura erótica es que la mujer puede buscar la mejor manera de frotarse con el hombre para, así, estimular su clítoris. Esta postura permite también las caricias durante la penetración.

El perrito agachado

Imaginamos que no necesitas que te expliquemos cómo se realiza la postura del perrito. Para entendernos, es la que, de manera familiar, siempre hemos conocido como “a cuatro patas”. Para convertirla en una postura ideal para estimular el clítoris sólo hace falta introducir en ella una pequeña variación. Esta variación consistirá en que tu pareja se acueste boca abajo y, levantando levemente el trasero, se deje penetrar por ti. Penetrándola de este modo conseguirás friccionar su clítoris, lo que favorecerá la posibilidad de alcanzar más fácilmente el orgasmo y de hacerlo más intenso.

La postura de Andrómaca

La postura de Andrómaca es una de las mejores y para ti más cómodas posturas para estimular el clítoris que puedes encontrar. De hecho, apenas tienes que hacer nada. Limítate a tumbarte boca arriba. Cuando estés así, que tu pareja se siente sobre ti a horcajadas y controle el ritmo y la presión de la penetración. La estimulación del clítoris está garantizada en esta postura que, además, juega a favor de tu duración. La postura de Andrómaca es una postura erótica ideal para que el hombre pueda controlar y retardar con mayor facilidad su eyaculación.

Postura de las viñas enlazadas

En esta postura erótica para estimular el clítoris, hombre y mujer se colocan de lado y cara a cara. Esta postura permite los besos y las caricias. También en esta postura es la mujer quien controla el ritmo y la presión sobre el clítoris. Las piernas estiradas hacen que la penetración sea menor que en otras posturas eróticas. Para aumentar el placer, la mujer puede apretar los muslos. Al hacerlo, sentirá nuevas sensaciones no sólo en el clítoris, sino también en los labios vaginales.

Postura de la flor llamativa

Otra postura ideal para estimular el clítoris es la postura de la flor llamativa. ¿Por qué ese nombre? Porque la postura que adoptan mujer y hombre recuerda a la forma de esa bellísima y delicada flor que es la orquídea. Para adoptarla, tu pareja se deberá colocar boca arriba, acostada y con las piernas dobladas hasta que las rodillas casi toquen el pecho. Una vez colocada así, arrodíllate sobre ella. Al penetrarla, frótale el clítoris directamente con la base del pene. Una de las características que hacen de esta postura una postura ideal para proporcionar mucho placer a la mujer es que, penetrando de ese modo, no sólo se fricciona el clítoris: también se estimula el punto G.

El 69

Sabemos que esta postura erótica tan popular no permite la penetración y sirve ex profeso para dar y recibir placer oral al mismo tiempo. A la hora de estimular el clítoris y llevar a la mujer hasta el orgasmo pocas cosas hay tan efectivas como el cunnilingus. Para practicarlo puedes buscar diferentes posturas. Todas esas posturas para realizar el cunnilingus te resultarán muy útiles a la hora de estimular el clítoris de tu pareja. Hay mujeres que sostienen que nunca han gozado de orgasmos tan placenteros como cuando han gozado de un aplicado y entregado cunnilingus.