Preparar tu cuerpo

Los textos del KamaSutra son claros al respecto: “los hombres deben bañarse diariamente, untar el cuerpo con aceite cada día, aplicar una sustancia limpiadora en el cuerpo cada tres días, tener la cabeza y la cara afeitada cada cuatro días, y las otras partes del cuerpo de cinco a diez días. Todas estas cosas deben hacerse sin fallar, y el sudor de la axila también debe eliminarse»

Si uno atiende a dichos textos rápidamente podrá observar que la limpieza corporal era una parte importante no sólo de los usos amorosos, sino también de la vida cotidiana de la India, algo muy similar a lo sucede hoy en día. La idea de lavarse a diario y, a menudo, eliminar todo el vello corporal, es algo a lo que muchas personas están habituadas hoy en día. En los tiempos de Vatsyayana ya se comprendía que la higiene era sumamente importante a la hora de establecer una intimidad de carácter sexual.

Preparar tu cuerpo para el acto sexual es algo que puedes hacer solo o en pareja. La ventaja de compartir baño y aseo radica en el aumento de acercamiento entre los miembros de la pareja y ayuda a crear un clima anticipatorio. No hace falta tocar los órganos de nuestra pareja de manera sexual para que una caricia en plenas abluciones vaya dando a nuestros cuerpos y a nuestras intenciones la temperatura justa.

El afeitado del vello

Seguramente algunos lectores del Kama Sutra habrán visitado a un peluquero profesional para recibir un afeitado o un masaje capilar, pero lo habitual es que el afeitado masculino y el lavado del cabello femenino sean tareas domésticas. Aunque el afeitado no tiene por qué ser una tarea exclusivamente masculina. También las mujeres pueden afeitarse las piernas y las axilas del mismo modo que un hombre puede optar por depilarse la zona genital. Hacer estas tareas en pareja (tú me afeitas, yo te depilo) puede convertirse en una experiencia particularmente sensual para compartir.

Lleva el sentido de la ceremonia y el ritual al cuarto de baño, coloca velas perfumadas, adorna el espacio del ritual de higiene con algunas flores frescas… En definitiva: haz del tiempo de la higiene un excelente momento preparatorio de otros goces.

Pequeño ritual para lavar los pies de tu amante

El lavado de pies entre los miembros de la pareja puede tener un significado especial al introducir una sensación de ternura y servicio en la relación. Para hacer un ritual de lavado de pies no necesitas gran cosa: te basta un vaso de agua caliente y perfumada, con algunos pétalos de flores flotando en ella.

  • Masajea ahora cada dedo de una manera suave, mientras lo lavas, avanzando así, pie arriba, hacia los tobillos.
  • Cuando el lavado se ha acabado, conla toalla seca y, a poder ser, caliente, seca suavemente cada uno de los pies de tu pareja. Una vez estén secos, cógelos, toma uno en cada mano y bésalos con dulzura. Después de hacerlo di en voz alta: “estos pies cruzarán la tierra; estos pies te llevarán a través del mundo; estos pies son hermosos; me honra besarlos”.